Estudio sobre trazabilidad bovina en la Amazonía y el Cerrado

10 noviembre 2020

Solidaridad, como miembro de La Coalición Brasil, Clima, Bosques y Agricultura, participó de un estudio que concluye que el país está en condiciones de rastrear el origen de la carne producida en ambos biomas.

Foto: Solidaridad

Brasil está en condiciones de monitorear el origen de su carne bovina proveniente de la Amazonía y el Cerrado, garantizando una producción libre de deforestación ilegal. Esta es la principal conclusión a la que llega el Estudio “Trazabilidad de la cadena bovina en Brasil: Desafíos y oportunidades”, lanzado por la Coalición Brasil Clima, Bosques y Agricultura, con la colaboración técnica de varias de sus organizaciones miembro, entre ellas Solidaridad. 

Si bien el estudio confirma la complejidad de la cadena brasileña de carne bovina, también señala el tipo de innovaciones que podrían ayudar a obtener la información necesaria para mejorar los sistema de control y trazabilidad en la producción. 

El documento reúne 42 recomendaciones para fortalecer el control de la calidad ambiental en la producción de carne.

Una de las recomendaciones para posibilitar este monitoreo en la práctica, es cruzar la información proveniente de las Guías de Transporte Animal (GTA) con el Registro Ambiental Rural (CAR, por sus siglas en portugués) y los diferentes mecanismos legales que permitan su verificación. 

Además, sería necesario acatar los requisitos establecidos en los acuerdos firmados en el marco del Sistema Brasileño de Trazabilidad de la Cadena de Bovinos y Búfalos (SISBOV) y los Términos de Ajuste de Conducta (TACs), entre el Ministerio Público Federal y las procesadoras de carne que operan en la Amazonía Legal.  

Un estudio publicado en 2019 en la revista Science identificó que aproximadamente el 17% de las exportaciones de carne de la Amazonía y el Cerrado podían estar originándose en áreas ilegalmente deforestadas. El artículo llegó a esta conclusión a partir de un análisis de datos obtenidos de los GTA, los CAR y los índices de deforestación. La investigación también apuntó a que un 2% de las propiedades rurales de ambos biomas son responsables por un 62% de la deforestación ilegal.

“El estudio señala oportunidades para dar pasos concretos hacia una mayor transparencia y confianza en el mercado. Es hora de abrazar este desafío compartiendo la responsabilidad con cada eslabón de la cadena. En este sentido, Solidaridad apoya a los productores rurales para que adopten usos más eficientes de la tierra, e integren la conservación de los recursos naturales en sus prácticas agropecuarias, con el fin de alcanzar una producción de bajo carbono” -, Rodrigo Castro, gerente de Solidaridad en Brasil. Foto: Felipe Abreu.

No es una novedad que los consumidores quieran saber de dónde viene la carne que consumen. Los esfuerzos para implementar un sistema de trazabilidad en la cadena de carne bovina en Brasil datan de principios del 2000, con la creación del SISBOV en 2002 y de los TACs con frigoríficos en 2009. Este año, grandes actores del sector anunciaron medidas adicionales para garantizar que sus productos estén libres de deforestación ilegal.

“Así como el agronegocio brasileño es competitivo a nivel productivo, también puede serlo a nivel de producción sin deforestación ilegal, y este estudio enseña de qué forma podemos comprobar eso”, resaltó Marcello Brito, Presidente de la Asociación Brasileña de Agronegocio (Abag), uno de los representantes de la Coalición durante el evento del Climate Week de Nueva York, en septiembre.

CONSUMIDORES CONSCIENTES

El estudio coloca la cadena de carne bovina de Brasil en un contexto mundial, comparando los sistemas de monitoreo de distintos países que producen carne para exportación.

“En todo el mundo crece la presión por ejercer el derecho a saber el origen y las condiciones en que se produce aquello que consumimos. Nadie quiere comprar productos fabricados bajo condiciones humanas degradantes, por ejemplo. Tampoco es aceptable producir a costa del medio ambiente”, afirmó André Guimarães, Director Ejecutivo del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (IPAM), otro de los representantes de la Coalición. 

>> Acceda a la versión original en portugués del resumen ejecutivo y del estudio

>> Acceda a la versión en inglés

Participación Multisectorial

El estudio fue elaborado por la consultora Agrosuisse en coordinación con el Grupo de Trabajo sobre Trazabilidad de Carne de la Coalición, conformado por representantes de Solidaridad, la Asociación Brasileña de de Industrias Exportadoras de Carne (ABIEC), Abag, Energía Renovable y Crédito de Carbono (EQAO), el Grupo de de Trabajo de Ganadería Sostenible (GTPS), el Instituto de Manejo y Certificación Forestal y Agrícola (Imaflora), el Instituto Arapyaú, IPAM, JBS, Marfrig, Partnerships for Forests (P4F), The Nature Conservancy (TNC), Federal University of Minas Gerais, Vicente e Marcial Attorneys y WWF. 

Sobre la Coalición Brasil

La Coalición Brasil Clima, Bosques y Agricultura es un movimiento multiactor creado en 2015 con el objetivo de  incidir en políticas públicas que promuevan una economía baja en carbono, empleos de calidad, la innovación y la competitividad global de Brasil, y la generación y distribución de la riqueza en toda la sociedad. Está compuesta por 200 empresas, asociaciones empresariales, centros de investigación y organizaciones de la sociedad civil.

 >> Lee más sobre el papel de la empresas en Brasil en la transformación ESG

>> Lee más sobre agricultura de bajo carbono en el Cerrado

>> Lee más sobre agricultura de bajo carbono en la Amazonía

 

  • Información de Contacto

    Rodrigo Castro

    Gerente Oficina Brasil