5 formas de ayudar a los pequeños productores de caña de azúcar a ser sostenibles

28 marzo 2019

Solidaridad y Orplana presentaron su nuevo programa, Muda Cana, que apoya a pequeños productores en su viaje hacia la sostenibilidad, en la Semana Bonsucro celebrada en Bangkok.

Aline Silva, gerente del programa de caña de azúcar de Solidaridad en Brasil, y Celso Albano de Carvalho, gerente ejecutivo de Orplana, participaron en la sesión sobre cómo Bonsucro puede ayudar a los pequeños productores de caña de azúcar a ser sostenibilidad junto con representantes de PepsiCo, RMI Outgrower Development, Rabobank Group y DCM Shriram.

La sostenibilidad en el sector brasileño de la caña de azúcar es clave para la expansión de mercados sostenibles a nivel mundial. Brasil es el principal productor de caña de azúcar en el mundo, con 8,7 millones de hectáreas y 603 millones de toneladas de caña de azúcar producidas en la última cosecha (2017/2018). Orplana, por otro lado, es una de las asociaciones de agricultores más grandes de Brasil con alrededor de 11 mil miembros.

“Si Orplana fuera un país, ocuparía el sexto lugar en términos de volúmenes producidos y el tercero en términos de productividad. Es por eso que nuestra alianza con Orplana, que comenzó en 2017, puede generar conocimiento relevante para otros actores ", explica Silva.

Muda Cana es el programa en conjunto de Solidaridad y Orplana que apoya a productores y asociaciones de productores a ser más sostenibles a partir de una mejor gestión, y el abordaje de los desafíos socioambientales de la finca.

El primer desafío con los precios

Los pequeños productores suelen tener un menor poder de negociación frente a las procesadoras de caña debido a su menor volumen de producción. En consecuencia, los precios que consiguen a puerta de industria resultan poco rentables para ellos y terminan excluyendo a los pequeños productores del negocio. En los últimos 10 años, Orplana perdió alrededor del 30% (treinta) de su participación en el mercado, mientras que las cifras de los volúmenes del país se mantuvieron estables. Esto apunta a un aumento de la concentración de la tierra como resultado de la salida de los pequeños productores del sector.

Entonces, ¿qué están haciendo Solidaridad y Orplana para ayudar a los pequeños productores en este contexto?

  • Promueven que los agricultores se unan en grupos de ventas para negociar y vender sus productos a las fábricas en forma colectiva.
  • Apoyan las negociaciones con los ingenios a través de organizaciones que representan los intereses de los productores de caña de azúcar, como Consecana en Brasil.
  • Abogan por una metodología más justa para calcular los precios.

Celso Albano de Orplana, Aline Silva y el Dr. Gopinathan, Coordinador del Programa Global de Caña de Azúcar para Solidaridad

El segundo desafío con los costos

El desafío de los costos de producción es similar al de los precios: los pequeños productores tienen menos poder de negociación cuando compran insumos debido a los menores volúmenes de compra y terminan operando estructuralmente a pérdida neta.

"La combinación de baja producción y altos precios en los insumos da como resultado costos de producción por tonelada 20% más altos en promedio que los ingresos por ventas para los pequeños productores", analiza Albano.

Para contrarrestar estas tendencias, Solidaridad y Orplana:

  • Realizan diagnósticos sobre los productores y luego utilizan los datos resultantes para guiar decisiones financieras y orientar la asistencia técnica de forma más eficiente.
  • Ayudan a los productores a unirse a grupos de compra para conseguir insumos a un precio más barato.

El último desafío es el cumplimiento legal

Brasil tiene leyes ambientales y laborales estrictas y exigentes, que no siempre son fáciles de implementar para los pequeños productores en sus fincas. Por ejemplo, el área de vegetación nativa que los productores deben preservar en sus fincas (del 20% al 80%, dependiendo de la región) reduce la rentabilidad de la actividad agrícola, y contribuye a que la mayoría de los productores, especialmente los pequeños, considere el cumplimiento legal como una "barrera".

El programa MudaCana aborda este desafío de manera similar a lo que hace para tomar decisiones más eficientes en la administración de la finca. A través de una aplicación de autoevaluación desarrollada por Solidaridad, los productores responden preguntas sobre el cumplimiento legal ambiental y laboral y se evalúan a sí mismos en cada área. La aplicación procesa la información y crea un plan de acción individual para cumplir con los requisitos legales.

Entonces, ¿cómo Bonsucro y otros actores pueden apoyar a los pequeños agricultores?

A pesar de las diferencias entre los pequeños productores en Brasil y otras regiones, los desafíos son similares y las soluciones implican un trabajo conjunto de los interesados:

  1. Creando mecanismos para distribuir el valor de los productos certificados a lo largo de la cadena: de vuelta a los productores.
  2. Reconociendo la producción sostenible con beneficios, no solo en términos de primas de precios, sino a través de una gama más amplia de incentivos financieros y comerciales (por ejemplo, dando prioridad a los agricultores certificados al realizar pedidos o al proporcionar acceso al crédito).
  3. Identificando y compartiendo aprendizajes de sus miembros, e integrando conocimientos y herramientas de vanguardia que ayuden a mejorar la eficiencia y rendimiento en capacitaciones vinculadas a la certificación.
  4. Fortaleciendo a las redes locales para garantizar que los agricultores tengan la capacidad y la comprensión para alcanzar los estándares de Bonsucro.
  5. Invirtiendo más en reducir los costos financieros y simplificar los requisitos para que los pequeños productores obtengan y retengan su certificación.
  • Información de contacto

    Aline Silva

    Gerente de Programa Caña de Azúcar