Algodón

El tradicional cultivo se ha visto golpeado en las últimas décadas por plagas que han llevado al sector a reducirse en Brasil, Argentina y Paraguay y a casi desaparecer en países como Bolivia. Esto afecta a las economías regionales y, en especial, a los pequeños productores que van siendo desplazados del sector.

Por qué UNA FUENTE DE INGRESO PARA PEQUEÑOS PRODUCTORES

En Brasil, el algodón americano se cultiva tradicionalmente entre grandes productores, mientras que los pequeños productores concentran el cultivo de algodón arbóreo. Con la aparición de la plaga del picudo a mediados de los 80s, el cultivo declinó pero sigue representando una entrada segura para agricultores familiares en regiones donde resulta el único cultivo comercial tolerante a las sequías.

    Desafíos MEJORAR LA COMPETITIVIDAD

    • PRODUCCION

      MEJORES PRACTICAS DE GESTION

      El norte del estado de Minas Gerais concentra la mayor parte de los pequeños productores que conforman el sector algodonero en Brasil. La reducción de las actividades a causa de crecientes sequías y plagas de picudo desde la década de 1980, sumada al reducido acceso a asistencia técnica, amenazan con desplazar hacia las ciudades a aquellas familias que no puedan mejorar su competitividad. De hecho,existen alrededor de 3 millones de establecimientos (que corresponden al 66% del total) cuyo ingreso mensual llega a la mitad del salario mínimo.

      Esto representa un reto y una oportunidad para revitalizar la producción a pequeña escala bajo un modelo más sostenible.

      Un modelo de producción familiar que incorpore mejores prácticas agrícolas y de gestión ayudaría a estimar mejor los costos de producción y a generar flujos de ingreso más previsibles para las familias. A su vez, fortalecer la asociatividad facilitaría una mejor inclusión en el mercado y el acceso a mejores semillas y maquinaria.

    • MEDIO AMBIENTE

      ADAPTACION AL CLIMA Y MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

      Ante un escenario de lluvias cada vez más esporádicas e irregulares se hace necesario adoptar sistemas de irrigación y conservación del suelo que ayuden a aumentar la retención de agua. Esto ayuda a mejorar el promedio de productividad y a reducir riesgos.

      Por otro lado, el cultivo convencional de algodón es uno de los que más depende del uso de pesticidas y fertilizantes. El uso indiscriminado de pesticidas amenaza la calidad del suelo, el agua ya la biodiversidad. Es, asimismo, un factor de riesgo para trabajadores rurales y poblaciones vecinas.

      El manejo integrado de plagas no sólo ayuda a determinar la dosis adecuada de cada activo, sino que aprovecha soluciones naturales, como la rotación con cultivos que no sean atacados por la misma plaga y la búsqueda de agentes biológicos para  minimizar el uso –y costos- de agroquímicos.

    Proyectos Nuestra solución

    Lo invitamos a visitar la sección de noticias para acceder a los estudios realizados.

    Trayectoria MEJORANDO LA SOSTENIBILIDAD A PEQUEÑA ESCALA

    • Seis de los siete productores piloto que cambiaron a la producción con riego suplementario en Minas Gerais registraron aumentos en la productividad del 155% en promedio, con picos de +643% por hectárea. El riego también incrementó la longitud de la fibra, la finura, el brillo y el color por encima de los requisitos mínimos de calidad establecidos por la institución nacional de investigación agrícola, EMBRAPA.

    • Solidaridad alía a la Fundación C&A en Brasil y diseña una estrategia multianual de agricultura climáticamente inteligente para restablecer la rentabilidad de los agricultores familiares en la región del Cerrado en Brasil. Se distribuyen 32 kits de riego suplementario para sistemas piloto resistentes a la sequía.

    • Solidaridad realiza un segundo estudio de diagnóstico encargado por ABRAPA e IBA entre 192 productores. Sus resultados se suman a los de 2013 para generar una única base de datos disponible para análisis grupales. El reporte, que puede consultar en la sección de publicaciones, incluye sugerencias para mejorar la rentabilidad y capacidad del sector, crear valor agregado y ofrecer incentivos para atraer o volver a atraer a productores al sector.

    • Solidaridad lanza la primer guía de autoevaluación para la mejora continua en algodón en conjunto con la Asociación de Productores de Minas Gerais (AMIPA) y la Cooperativa de Productores de Algodón de Catuti  (COOPERCAT). La iniciativa obtiene el apoyo financiero del Instituto Brasilero de Algodón (IBA)

      A través de esta metodología se genera un diagnóstico grupal para organizar el proceso de mejora y las capacitaciones a futuro.

    • Solidaridad co-funda The Better Cotton Initiative (BCI) que promueve la producción de algodón bajo principios y criterios mensurables de sustentabilidad.  En consecuencia, Solidaridad se alía a la Asociación de Productores de Algodón de Brasil (ABRAPA) para desarrollar cadenas de suministro de algodón producido bajo los estándares de la BCI que integren a pequeños productores.

    • Solidaridad inaugura su programa internacional de algodón con “Oro Blanco” una iniciativa con productores del Perú para iniciar una cadena de suministro de algodón orgánico -100% libre de pesticidas- como primer paso para crear una cadena de valor más sustentable el  rubro textil.

      El algodón de Oro Blanco cuenta con certificación orgánica, GOTS y ORGANIC EXCHANGE.

      Para más información: http://www.oroblanco.com.pe/

    • Información de Contacto

      Jessica Liu

      Coordinadora Proyectos Algodón