Producción de carne de bajo carbono

23 junio 2021

Fincas piloto en el Chaco paraguayo lograron emitir casi un 40% menos de GEI que el promedio mundial, ubicándose en el percentil con menor intensidad de GEI, y aumentando su productividad.

Introducción al balance de carbono

Históricamente se ha hecho referencia al papel del sector ganadero en la emisión de gases de efecto invernadero, pero desde hace algunos años el debate se ha ido re-enfocando paulatinamente hacia lo que se conoce como balance de carbono. Este concepto toma en cuenta no solo las emisiones y cómo reducirlas, sino que introduce también la noción de captura de carbono orgánico en el suelo, y cómo aumentarlo.   

En este marco, el Chaco Paraguayo se presenta como un buen escenario para demostrar qué tan viable es una ganadería más eficiente, competitiva y baja en carbono, buscando un equilibrio entre los intereses productivos, sociales y ambientales. La región tiene una vocación natural de producción de carne y leche, pero presenta prácticas de baja intensidad y baja eficiencia, llevadas a cabo en suelos degradados, como lo son casi un tercio de las tierras del mundo (IPBES, 2018). 

Los suelos degradados aportan menos carbono orgánico (proveniente de los residuos vegetales) al suelo y liberan CO₂. Por el contrario, un suelo bien manejado y conservado secuestra CO₂ y evita la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. 

El estudio realizado en Chaco

Foto: Toma de muestras de suelo. 

En alianza con Grupos CREA de Paraguay, el programa de Carne Climáticamente Inteligente en el Chaco Paraguayo estableció una línea de base con datos de 2014 de seis fincas piloto dentro de los tres tipos de modelos de producción: cría, engorde y ciclo completo. CREA recomendó a cada una de las fincas un plan de acción y de inversión con sugerencias sobre las tecnologías, insumos y / o procesos que debían adoptar para mejorar su desempeño productivo y económico. 

Con el proyecto se identificaron las siguientes buenas prácticas con mayor impacto que están asociadas tanto con un mejor desempeño económico como también productivo: manejo de datos, manejo de pasturas, control de hormigas, recuperación de peladares, manejo del agua, balance de forrajes, cercas eléctricas, capacitación de personal y suplementación estratégica. Además, con muestras tomadas de las 6 fincas pilotos se pudo medir que el contenido de carbono orgánico en el suelo es mayor en pasturas bien manejadas, concluyendo que la recuperación de suelos degradados es una opción viable para combatir el cambio climático.

Para complementar este estudio, se realizó una segunda alianza con el Instituto de Gestión Agrícola y Forestal y Certificación (Imaflora). Esta organización brasileña sin fines de lucro ya había diseñado junto a Solidaridad una metodología para el cálculo de balance de carbono adaptado al contexto de la agricultura familiar en la Amazonía.

Imaflora realizó un análisis del balance de gases de efecto invernadero (GEI) y presentó estimaciones de productividad y cambios en las emisiones de GEI de los seis establecimientos pilotos de CREA. 

El marco analítico para evaluar los balances de emisiones de GEI se basó en las directrices del IPCC (IPCC, 2006). Por lo tanto, se consideraron las siguientes fuentes y sumideros de emisiones de GEI: 1) Emisiones de metano (CH4) de entérica fermentación; 2) Emisiones de CH4 y óxido nitroso (N2O) de manejo de estiércol animal; 3) Emisiones de CO₂ del suelo de pastos degradados; 4) Secuestro de CO2 atmosférico como COS en pastos mejorados.

Resultados

A nivel mundial, las emisiones de gases de efecto invernadero para producir 1 kg de carne de res promedian los 60 kg de CO2eq a nivel de finca (sin tener en cuenta las variaciones de las existencias de carbono del suelo debido al manejo de los pastos).

Las seis fincas del piloto emitieron casi un 40% menos de GEI que el promedio mundial. Por lo tanto, su sistema de producción se ubica potencialmente dentro del percentil con menor intensidad de GEI a nivel mundial, teniendo en cuenta el volumen de carne producido (32,8 kg CO2e / kg carne producida).

Promedio de emisiones de gases de efecto invernadero en finca por kilogramo de carne (carcasa) producida en las seis estancias involucradas en el Proyecto (en celeste es el promedio global).

Asimismo, el estudio de Imaflora concluyó lo siguiente:

  1. En un lapso de cinco años de haber adoptado buenas prácticas, la productividad de la carne vacuna aumentó mientras que las emisiones de GEI disminuyeron un 18% por hectárea. Esto resultó en que por cada kg de carne producido se emitiera un 14% menos de GEI.
  2. A partir del aumento de los niveles de carbono orgánico en el suelo, se secuestró un promedio de 1,7 t CO2e ha-1 año-1 de GEI atmosféricos (EX-ACT / FAO). Esto significa que las fincas piloto redujeron o compensaron entre 6-24% de sus emisiones totales de GEI, luego de cinco años. 
  3. Además, la protección de 16.205 hectáreas de áreas forestales en 2019 también contribuyó al almacenamiento bruto de -7.513.670 tCO2e año-1.
  4. Si se continúa, el modelo productivo estudiado llegará a reducir al 2030 las emisiones promedio de GEI de las fincas piloto en un 36% por hectárea de área productiva, y un 28% por kg de carne producida.

Potencial de expansión

Foto: potreros con buen manejo de pasturas y especies nativas. 

Tomando en cuenta la extensión ocupada por miembros de Grupos CREA, el modelo podría adaptarse a diferentes áreas y tipos de productores, alcanzando un potencial de casi 10 MtCO2eq de emisiones evitadas al 2030, sin perjudicar la demanda de carne vacuna paraguaya. Este volumen de GEI contribuiría con un estimado de 5.6% de las reducciones totales de emisiones de GEI comprometidas por Paraguay en su NDC al Acuerdo de París. 

En vista de estas conclusiones, es probable que la adopción de buenas prácticas de producción por parte de fincas de carne, y la transición a sistemas de producción más eficientes sea un medio viable para satisfacer la creciente demanda de productos agrícolas / ganaderos y contribuir a mitigar el cambio climático global. 

Puedes solicitar el informe completo para descarga escribiendo a infosouthamerica@solidaridadnetwork.org

Sigue leyendo:

  • Información de Contacto

    Mario Salas

    Especialista en negocios sostenibles