Panorama global del cacao: manejo de bosques y género

07 mayo 2018

La semana pasada, se llevó a cabo la 4ª Conferencia Mundial del Cacao en Berlín. Allí, se abordaron los desafíos sociales y ambientales más actuales y urgentes del sector a nivel mundial. Solidaridad presentó el barómetro de cacao y visibilizó la importancia del rol de la mujer en la sostenibilidad del sector.

El barómetro del cacao y la situación en África Occidental

Producción (rosa) y consumo (marrón) de cacao en miles de toneladas 2017/2018. Fuente: ICCO 2018

El Barómetro del Cacao es un estudio publicado por un grupo de organizaciones de la sociedad civil, incluido Solidaridad. Proporciona un panorama sobre el estado de la sostenibilidad actual en el sector del cacao, destacando los puntos que necesitan recibir atención de forma más urgente. En esta edición 2018, el foco estuvo puesto en África Occidental, debido a su peso en la producción de cacao mundial  y los importantes desafíos que enfrenta la región frente a la baja de precios internacional.

Mientras que los consumidores reciben un descuento de dos centavos por barra de chocolate, desde septiembre de 2016, el precio del cacao por tonelada ha disminuido en promedio más de un 30%.

"Las compañías de cacao y chocolate ahorran miles de millones comprando cacao, mientras que, al mismo tiempo, gastan millones en programas de sostenibilidad. Además, los gobiernos de los países productores y consumidores no cuentan con políticas para corregir esta falla del mercado " - señala Isaac Gyamfi, Director de Solidaridad en África Occidental.

Si bien la industria, los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil han aportado soluciones al sector del cacao, su escala no está ni remotamente cerca del tamaño del problema. El informe destaca, de hecho, que la cantidad de niños que trabajan en el sector probablemente ha aumentado en los últimos dos años.

Asimismo, las comunidades en bosques protegidos han crecido en tamaño, tanto en Costa de Marfil como en Ghana. Hoy, un millón de personas vive y cultiva cacao en reservas naturales y áreas protegidas. La deforestación resultante agrava aún más el impacto del cambio climático y contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero.

Modelos agroforestales con cacao para conservar bosques

En el caso de Sudamérica el escenario es bastante diferente. El cultivo del cacao dentro de modelos agroforestales se presenta como una alternativa productiva que impulsa el desarrollo de comunidades rurales conservado el bosque amazónico.

En Brasil, la iniciativa "Territorios Inclusivos y Sostenibles", promueve el desarrollo de una agricultura de bajo carbono en el contexto de la agricultura familiar en la Amazonía. Dirigido a productores de cacao y ganado, el proyecto apunta a crear áreas de suministro sostenibles, que mejoren las perspectivas económicas y sociales de sus pobladores, además de apoyar la restauración del bosque a través de sistemas agro-silvo-pastoriles.

Este modelo se apoya en tres líneas de acción:

  • ​Apoyo técnico y capacitaciones al productor para la adopción de buenas prácticas agrícolas, financieras, ambientales y sociales.
  • Apoyo al productor en la comercialización del cacao, para realizar mejores negociaciones y conocer cuáles son sus costos de producción.
  • Desarrollo de una gobernanza ambiental a través de la articulación de distintos actores públicos y privados para disminuir las tasas de deforestación, atraer inversiones y alternativas económicas, y avanzar en la regularización ambiental de la región.

Para identificar qué alternativas de producción son las más sostenibles dentro del contexto de la agricultura familiar en la Amazonía, Solidaridad, en alianza con Imaflora, realizó un estudio que describe la dinámica del balance de carbono considerando los usos que se dan a la tierra y el manejo de prácticas agropecuarias locales. A tal fin, creó una calculadora de carbono a nivel de la propiedad rural familiar que puede aplicarse al contexto amazónico.    

El proyecto de cacao fue presentado en Yale y los resultados del estudio en un evento que reunió a representantes de gobierno, sociedad civil, academia y la industria del cacao en Brasil, para discutir escenarios y oportunidades para el manejo productivo con restauración del bosque.

Síntesis y conclusiones de la Mesa Redonda en qué se presentó el estudio (en portugués)

El estudio abre, asimismo, la puerta para calcular y valorizar el aporte de la agricultura familiar en políticas de mitigación del cambio climático en otros países comprendidos dentro del bioma amazónico donde se cultive cacao como Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia.

El rol de la mujer en un cultivo de cacao que conserva los bosques

En América Central, el cultivo de cacao también se proyecta como una oportunidad para los bosques. El primer día del evento en Berlín, la Red de Mujeres de Cacao y Chocolate se reunió para destacar el papel de las mujeres en la mejora de la resiliencia y la sostenibilidad de la cadena de valor del cacao. Esta Red fue lanzada en 2016 por Solidaridad con el objetivo de conectar e involucrar a las mujeres en toda la cadena del cacao.

Allí, Vilma Leticia Toc Maas, una joven Maya Q'eqchi de una comunidad de cacao en Guatemala, compartió su experiencia con la multitud. Narró cómo se unió a la iniciativa “Mujeres Líderes en Agroecología para la Conservación” (WALC), y cómo esto la ayudó a tomar las riendas de su vida. Su historia fue acompañada por un cortometraje que describe cómo la iniciativa, apoyada por Solidaridad, está facilitando el aprendizaje y el intercambio de experiencias en temas tales como el empoderamiento de las mujeres, la seguridad alimentaria, la conservación de la biodiversidad, y la agroecología, con el objetivo de preparar a la próxima generación de productores en un manejo más sostenible del paisaje.

Michaelyn Baur, Gerente Regional para Centro América, México y El Caribe, señala que este modelo, que ha sido tan exitoso en el bosque nuboso del altiplano central guatemalteco, puede ser replicado en otras zonas donde un ecosistema es vulnerable debido a las prácticas agrícolas actuales. Ella comentó:

“Apoyamos esta iniciativa, creemos en ella, y queremos hacerla crecer. Queremos tomar este modelo y llevarlo a otras áreas donde Solidaridad ya está trabajando, vemos gran potencial en Honduras y Nicaragua; sabemos que cuando la mujer es empoderada, eso se traduce en un beneficio social, económico, ambiental; y en zonas protegidas o vulnerables, mejorar las prácticas agrícolas hacia un manejo integrado del paisaje es la única opción que beneficia a todos”

  • Información de Contacto

    Joyce Brandão

    Gerente de Programas Palma y Cacao Brasil