Opinión | Género, Minería Artesanal y Formalización: desafíos para una MAPE inclusiva

28 abril 2021

El pasado 20 de abril, Olinda Orozco, consultora de género y presidenta del Instituto de Redes Sociales (Red Social), participó en el Foro de Minerales Responsables de la OCDE. Red Social y Solidaridad vienen trabajando en conjunto para lograr la visibilización de las mujeres de la MAPE y sus derechos en Perú. En su exposición, estableció las diferencias en la evolución de las condiciones laborales entre hombres y mujeres mineras en las últimas dos décadas, y cómo el actual proceso de formalización de la MAPE -liderado por el Estado peruano- está contribuyendo en acrecentar las brechas de desigualdad por no contar con un enfoque de género. Este artículo está basado en dicha exposición.

A nivel mundial, tanto hombres como mujeres en condiciones vulnerables han logrado acceder a una fuente de ingresos gracias a su involucramiento en actividades de la minería artesanal y de pequeña escala (MAPE). Sin embargo, el desarrollo que han logrado a lo largo del tiempo no ha sido de manera equitativa.

En este contexto, Red Social y Solidaridad -instituciones de la sociedad civil- hemos venido trabajando en conjunto en proyectos, desde hace muchos años, que promuevan una MAPE inclusiva, reconociendo la vulnerabilidad de las mujeres mineras en el proceso de formalización frente a sus contrapartes masculinos. Este trabajo nos ha permitido conocer la situación de pobreza que viven las mujeres mineras y su falta de autonomía y de poder en comparación a los hombres mineros.

Existe evidencia de la evolución del trabajo minero artesanal diferenciada entre hombres y mujeres. En las imágenes, se observan a mineros y mineras de una misma comunidad MAPE ubicada en el sur del Perú. En un periodo de 16 años, los hombres mineros pasaron de trabajar de manera informal a tener una empresa formal con instalaciones modernas, y, actualmente, exportan oro artesanal con certificaciones internacionales. Por otro lado, las mujeres, en el mismo periodo de tiempo, continúan trabajando como seleccionadoras de mineral. Lo único que cambió en 16 años es que ahora tienen mejores elementos de protección personal.


 ¿Cuáles son las razones de esta diferenciación de género ?

Los mineros tienen mayores oportunidades de formalizarse porque forman asociaciones y gremios, con ellas presionan al Estado y demandan mejores oportunidades. Ellos desempeñan primordialmente dos roles. Por un lado, en su rol de productores, constituyen el eslabón principal de la cadena productiva de oro: trabajan directamente en las minas y tienen acceso a tecnología, créditos, capacitaciones, mejores ingresos, seguridad ocupacional, entre otros beneficios. Su segundo rol es el rol comunitario, son los líderes y autoridades dentro de las comunidades mineras.

Por otro lado, las mujeres desempeñan 3 roles: el productivo, el reproductivo y el comunitario. Con respecto al primero, a diferencia de los hombres, las mujeres trabajan realizando ‘pallaqueo’, lo que consiste en la selección del mineral residual que los mineros arrojan fuera de la mina, lo que las hace dependientes de la voluntad de los hombres para acceder al mineral. Además de esta limitación, el pallaqueo no forma parte del proceso de formalización porque no es reconocido por el Estado como parte del ciclo de producción y de la cadena de valor del oro que el Perú produce y exporta. En lo que concierne a su nivel de organización, sus organizaciones primarias cuentan con un bajo nivel de asociatividad, por lo que recurren a negociar con los gremios de los mineros para que incluyan sus demandas en las agendas frente al Estado.

Adicionalmente, las mujeres asumen mayoritariamente la responsabilidad del trabajo doméstico y el cuidado de los hijos, por lo que desempeñan un rol reproductivo. Finalmente, dentro de su rol comunitario, las  pocas las lideresas que trascienden en los espacios públicos son mujeres que no tienen pareja o son  jefas de hogar  y únicas proveedoras de la familia.   

Ante una situación de desarrollo desigual, para asegurar que los procesos de formalización de la MAPE sean inclusivos y con enfoque de género, el Estado debe reconocer que el trabajo de la selección de mineral forma parte del ciclo productivo y de la cadena de valor del oro que el Perú exporta. Asimismo, las organizaciones de cooperación internacional y de la sociedad civil deben promover diagnósticos con enfoque de género para identificar los diferentes roles y actividades que desempeñan hombres y mujeres al interior de la MAPE, y priorizar la formación y el fortalecimiento de organizaciones de mujeres mineras MAPE, ya que esos son los espacios que les permitirán tener voz y defender sus derechos frente al Estado.