Menos huella, más ganancia: mejorando la captura de carbono y la productividad

15 Julio 2020

La Asociación de Grupos CREA del Paraguay y Solidaridad han unido esfuerzos para identificar las buenas prácticas ganaderas con mayor impacto en los pilares económicos y productivos que, además, evidencian potencial de captura de carbono para producir una carne con menos emisiones GEI en el Chaco Paraguayo.

Con la incidencia de eventos climáticos extraordinarios cada vez más frecuentes, y a medida que los desafíos para la producción de carne en el Chaco crecen, se hace necesario apoyar a los productores para que la gestión de sus fincas sea más resiliente y eficiente en la utilización de recursos naturales, financieros y humanos.

En el marco de la alianza entre Solidaridad y la Asociación de Grupos CREA del Paraguay, el proyecto "Carne Sostenible en el Chaco" ha validado que, mediante un manejo apropiado de pasturas y otras buenas prácticas agrícolas, se pueden conseguir mejores resultados productivos, a la vez que aumenta el secuestro de carbono en el suelo.

Esto se logró a través de un trabajo realizado en seis fincas piloto, implementando y midiendo los resultados de buenas prácticas de producción en más de 46.000 hectáreas, 45% de las cuales corresponden a superficie ganadera. Se manejó una carga animal promedio de alrededor de 25.000 cab/año en el período 2014 al 2019.

Las buenas prácticas identificadas como las responsables del mayor impacto en el desempeño de las fincas y en la captura de carbono en el suelo son:

  1. Manejo de pasturas: aumentar la productividad de las pasturas a través del control de hormigas, recuperación de peladares y pastoreos rotativos-intensivos en pequeños potreros.
  2. Balance forrajero: ajuste de carga animal para tener una oferta óptima de alimento y la demanda para el ganado, logrando un equilibrio sostenible con los recursos forrajeros y su manejo.
  3. Gestión del agua: planificar y asegurar el suministro de agua a lo largo del año.
  4. Suplementación estratégica: ofrecer a los animales alimentación balanceada en periodos específicos para corregir desequilibrios y optimizar el uso de los recursos.
  5. Capacitación de los recursos humanos: consolidar el conocimiento de las personas siendo centrales en el desarrollo de las buenas prácticas.
  6. Gestión de datos: tomar información sobre parámetros productivos, generar registros periódicos para analizar mejor los procesos y su evolución, y tomar decisiones basados en información.
  7. Análisis del Contenido de Carbono Orgánico en el suelo.

Con este modelo se busca que los socios CREA opten por la adopción de buenas prácticas para:

  • Incrementar su productividad y rentabilidad.
  • Establecer la línea de base para monitoreos futuros.
  • Identificar como indicador de las emisiones bovinas la relación Kg de metano emitido por Kg de carne producida.
  • Establecer la importancia del buen manejo de los recursos forrajeros como reserva de carbono orgánico del suelo.

Análisis del Contenido de Carbono Orgánico en el suelo

Al comparar el contenido de carbono en suelos de pasturas bien manejadas y pasturas degradadas en seis fincas pilotos de miembros CREA, se comprobó que las pasturas bien manejadas presentan un contenido de carbono orgánico en el suelo (COS) 81% superior al de las pasturas degradadas, en promedio. Esto evidencia el potencial para capturar o perder carbono en suelos según se implementen, o no, buenas prácticas.




Carbono Orgánico en el Suelo (tn COS/ha) 0-30 cm

Fincas Piloto

Monte 

Pasturas Productivas 

Pasturas Degradadas 

A

41.0

40.8

10.9

B

48.5

57.7

53.2

C

51.9

61.3

35.0

D

39.5

38.1

24.2

E

41.1

37.0

22.6

F

41.5

49.4

14.4

Promedio

43.9

47.4

26.7

 

Además de los beneficios relacionados a la gestión del COS, la adopción de buenas prácticas permite mejorar los índices productivos de los establecimientos. Mientras que en sistemas tradicionales de producción, la productividad oscila entre los 80-90 kg de carne/hectárea/año, los productores que adoptaron las buenas prácticas mencionadas, han presentado registros de rendimientos de hasta 250 kg de carne/hectárea/año, y un incremento de hasta 61% en sus ingresos.

El potencial de impacto proveniente de la adopción de buenas prácticas es enorme. En el siguiente cuadro se puede apreciar que, al año 2018, las fincas piloto presentan un considerable porcentaje de superficie de pasturas degradadas, que con la adopción de buenas prácticas podrían recuperarse para aumentar el área productiva.




Hectáreas totales % - Año 2018

Fincas Piloto

Pasturas Productivas

Pasturas Degradadas

Monte

A

40%

22%

38%

B

34%

19%

48%

C

51%

11%

38%

D

38%

16%

46%

E

42%

15%

43%

F

37%

16%

48%

 

La experiencia en los estudios de caso de las seis fincas piloto, demuestra que la adopción de buenas prácticas ganaderas, presenta impactos positivos tanto en los índices productivos, económicos y ambientales. Asimismo, evidencia el potencial del sector ganadero para reducir emisiones de gases de efecto invernadero a través de la captura de carbono y mitigar los efectos del cambio climático en el Chaco Paraguayo. 

Sobre el Programa de Carne Sostenible en el Chaco

El programa de Grupo CREA Pargauay y Solidaridad ofrece un marco apto para el desarrollo de actividades conjuntas de estudio, investigación, capacitación, desarrollo tecnológico y difusión, orientadas a la competitividad y sustentabilidad de la comunidad agropecuaria. A través de la identificación de buenas prácticas con mayor impacto en los pilares económicos y productivos, el establecimiento de una línea de base para indicadores ambientales, y el registro del potencial de captura en las fincas bien manajadas, se deja el cimiento propicio para continuar los estudios en el futuro.

  • Información de Contacto

    Carlos Ramírez

    Gerente de Ganadería Paraguay