La Red que da poder: Mujeres mineras en Bolivia

07 noviembre 2018

La Red de Mujeres y Minería es impulsado por Solidaridad y Cumbres del Sajama y tiene como objetivo visibilizar y empoderar a las mujeres en la minería artesanal para que puedan ser agentes de cambio en sus comunidades a nivel de liderazgo, violencia familiar, económico y social.

Superó el cáncer, soporta los insultos, sabe que cualquier una de sus compañeras de trabajo día  morirá y aún así cada día regresa al lugar donde sufre todas esas penurias: la mina. La vida de María Flor Soto es la incesante búsqueda de oro en el lugar donde siempre se acerca a la  muerte: la barranquilla. Ella y sus compañeras son llamadas barranquilleras. Ellas son parte  de la cadena extractiva de la minería. Ellas a diferencia de las palliris y los mineros, no escogen metales preciosos en la bocamina, tampoco se internan en el socavón.

 

 

 

“Nos metemos al río, ahí sacamos las piedras y vemos si queda  algo de oro”, explica Flor Soto, una barranquillera que trabaja en la zona minera de Tipuani.

Ella es parte de la Red de Mujeres y Minería de Bolivia, con 20 años de historia, pero que acaba de ser reactivada por Cumbre del Sajama y Solidaridad, bajo el marco del Proyecto Qori Suma Bolivia -Oro Bueno- que cuenta con el apoyo del Gobierno de los Países Bajos. La red visibiliza a las mujeres en la minería artesanal y de pequeña escala y actualmente se encuentra en proceso de activación gracias al apoyo de la cooperación.

“Hay discriminación. De la asociación a la que pertenezco yo soy la única mujer. A veces los hombres no quieren que las mujeres entren a la mina. Dicen que damos mala suerte, entonces no nos muestran los caminos al interior mina, quieren que abandonemos”, cuenta  María Gutiérrez, quien es parte de la red nacional de mujeres mineras.

En el evento “Mujeres Mineras en Bolivia: Camino hacia la igualdad y equidad” de este martes 6 de noviembre, varias dirigentes de diversos sectores de Bolivia expusieron  las problemáticas que se viven en el rubro de la minería, una actividad económica estereotipada como “masculina” y cuyas creencias aún sobreviven en América Latina.

 

Al igual que las mujeres pallaqueras en Perú, tal como lo expresó el estudio social liderado por Solidaridad y Red Social, las mujeres mineras en Bolivia además de trabajar como mineras en las barranquillas y en la boca mina, enfrentando múltiples riesgos, también son amas de casa.

“Nadie tenía conocimiento que nosotras las mujeres tenemos participación en la mina” cuenta Sinforosa, representante de la Federación Minera de Potosí “A través de la Red de Mujeres queremos que nos conozcan a nivel nacional e internacional; nosotras somos padres y madres y si un día no trabajamos un día, nadie nos va a pagar. A veces cuando quedamos viudas, solo nos queda apoyarnos entre nosotras las mujeres”.

"Esta red nos ha hecho conocidas. Ya han venido muchas personas ya a preguntarnos qué es de nuestra vida. Y yo voy a decir sin temor, compañeras que nosotras somos el pilar fundamental también para los hombres, si nosotras no economizamos, ¿quién les va a economizar? Dentro de la bocamina es muy dificil, a veces se nos cae el cabello por los minerales que nos ocasiona distintas enfermedades" - complementa Sinforosa.

Temas clave de intervención

Las mujeres mineras realizaron un taller dónde identificaron de forma consensuada cuatro temas claves para el desarrollo de comisiones para la generación de proyectos en sus comunidades. Estos fueron:

  • Acceso al agua potable en comunidades mineras
  • Acceso a servicios médicos adecuados para las mujeres en la comunidades mineras
  • Liderazgo y violencia familiar
  • Reconversión de actividad económica

 

  • Información de Contacto

    Franco Arista

    Gerente Programa Oro