Feria local acerca comunidades indígenas al mercado

03 Julio 2018

Solidaridad, la Municipalidad de Irala Fernández y FAO organizaron una feria local para comercializar artesanías y productos agrícolas de comunidades indígenas y pequeños productores lecheros de la Municipalidad de Tte. 1° Irala Fernández, que participan del programa Chaco Sustentable.

Se realizó el pasado junio la primer feria de comercialización de artesanías y productos lácteos de la  Municipalidad de Tte. Irala. La misma fue organizada con el propósito de ofrecer a las comunidades de pueblos originarios y a productores familiares de leche la posibilidad de vender sus productos directamente a los consumidores finales.

Seis comunidades participaron con stands en la feria: El Estribo, Diez Leguas, Anaconda, Pozo Amarillo, La Esperanza y Nueva Promesa. También participaron productores, de San José Obrero y de la Escuela agrícola Jesús Obrero.

 

En la feria se comercializaron productos como zapallo kururu, calabazas y batatas de diferentes variedades, maíz blanco y rojo, zapallitos de tronco, sésamo, porotos de diferentes variedades, grosellas y diversas plantas medicinales. También se exhibieron artesanías como escobas, pantallas, bolsos de hilo, collares y  aros de semillas, pulseras de hilo, etc.

Asistieron al evento pobladores locales y del distrito de Loma Plata y Filadelfia, y se han estimado ventas por valor de 7 millones de guaraníes (unos 1.270 US$).

Cultivos resilientes a las sequías

La promoción de rubros de renta es uno de los objetivos del Proyecto Chaco Sustentable, dado que la venta brinda a las comunidades dinero en efectivo para satisfacer ciertas necesidades básicas como ropa, atención médica, acceso a escuelas y colegios.

A través del proyecto se entregaron a todos los productores semillas de hortalizas de ciclo corto como el zapallo, la calabaza, y los porotos blancos. Estos cultivos se adaptan mejor que otros a las condiciones climáticas del Chaco, ya que crecen rápido y pueden ser cosechados en tan sólo 3 ó 4 meses, durante la temporada de lluvias.

Además, el zapallo y la calabaza, al ser de cáscara dura, cuentan con una capacidad natural de conservación y resistencia al ataque de plagas. De este modo, las familias pueden almacenar semillas y hortalizas en sus casa por hasta por seis meses, y disponer de alimento durante el periodo de sequía.  

 
  • Información de Contacto

    Marcelo Insaurralde

    Gerente de Programa