Cultivar para comer y para compartir, estrategia para que no falte la comida en la familia

03 Septiembre 2020

A través de la diversificación de la producción y la economía colaborativa, Solidaridad promueve la seguridad alimentaria de los caficultores y sus familias en siete municipios de Risaralda.

Café del Futuro: economía colaborativa para la seguridad alimentaria en Colombia

Cultivar para comer y para compartir es el lema que los técnicos de campo de Solidaridad están fomentando  más de 1.500 caficultores, que hacen parte del programa Café del Futuro.

El propósito de la iniciativa es promover la economía colaborativa dentro de las veredas y que cada una conforme un núcleo de producción sostenible. 

La estrategia, que se lleva a cabo en siete municipios de Risaralda, consiste en brindar asistencia e insumos para el cultivo de huertas caseras a 260 familias y grupos veredales. También se apoya a los agricultores con semillas, concentrados y especies menores como cerdos, gallinas ponedoras y pollos de engorde.

De esta forma se busca que cada finca cuente con varios cultivos adicionales al café, para garantizar la alimentación de la familia, y tener excedentes que les permitan acceder a otros productos a través de la ancestral práctica del trueque y la venta a precios justos a los vecinos.

Muestra de ello es la tienda de los precios justos, un establecimiento en el que los caficultores de Quinchía en Risaralda intercambian maíz por yuca, frijol por plátano, y venden a precio de costo los excedentes de la huerta, para que nadie pase hambre en la vereda.

La tienda de Quinchía permanece abierta durante gran parte del día, allí no hay horario, solo hay unos corazones generosos que están dispuestos a compartir como buenos vecinos para que no falte nunca un plato de comida en la mesa.

Así, las familias participantes cuentan con huertas de hortalizas, árboles frutales, cultivos de fríjol, maíz, aguacate, plátano y banano y también especies menores.

Los niños como pequeños administradores

En Santuario, la estrategia involucra a los niños y a los profesores de las escuelas veredales, con quienes además de sembrar se aprende a cocinar los platos típicos de la región, las recetas de las abuelas y todo aquello que se les ocurre a los niños cuando no se tienen que preocupar por la comida.

“Cuando se involucra a los niños en estas iniciativas, las familias se unen en torno a las motivaciones de sus hijos y se convierte en un proyecto de todos” dice Juan Manuel Cornejo Coordinador del programa Café del Futuro.

En ese mismo sentido, Deibi López, técnica de campo y gestora de la iniciativa de seguridad alimentaria en las escuelas, advierte la importancia que reviste enseñar a los niños sobre cómo administrar la finca de modo que se tenga una zona para el cultivo de café, y otra para garantizar los recursos familiares. “Los niños se convierten en pequeños administradores, con visión de sostenibilidad desde la infancia”

El plan es que los caficultores tengan fincas productivas y que se animen a sumarse a la estrategia de economía colaborativa. Por eso, inclusive a través de la música, Solidaridad promueve los cultivos alternativos.  

Sigue leyendo

Lee más sobre Café del Futuro en Colombia.

Lee más sobre nuestras acciones de seguridad alimentaria en la región.

  • Información de Contacto

    Juan Cornejo

    Coordinador Proyectos Café Colombia