Cacao de pequeños productores que protegen bosques vuelve a ser premiados

27 enero 2021

Por tercer año consecutivo, los chocolates finos elaborados con cacao premium de productores de la Amazonía brasileña fueron reconocidos en concursos nacionales e internacionales.

Valdomiro Broechl posando con uno de los chocolates que fueron premiados en 2019 

A pesar de los desafíos que el brote de covid-19 impuso en la áreas rurales durante 2020, Valdomiro Broechl cerró su año con dos premios a chocolates producidos de forma artesanal a partir del cacao que cultiva en Tuerê, Brasil, bajo el método Bean-to-bar (del grano a la barra). Uno de los premios fue galardonado por el Chocolate Alliance en Seattle, EEUU, el pasado noviembre y el otro por el concurso de Bean-to-Bar Brasil. 

La barra de chocolate que se llevó el bronce del premio internacional en Seattle fue elaborada por Casa Lasevicius a partir del cacao de Boechl, con un añadido de pulpa de cupuaçu, un fruto nativo del Amazonas. El concurso de Chocolate Alliance funciona como un termómetro para otras ternas de chocolate artesanal, y ostenta la mayor feria del mercado bean-to-bar a nivel mundial. 

En el caso del concurso nacional Bean-to-bar Brasil, el chocolate en barra “70% Amazonía” elaborado por la chocolatier Arcelia Gallardo de la firma Mission Chocolate, se alzó con el oro en la categoría “chocolate intenso” y con el premio del público. Este concurso, que se organiza desde 2017, promueve el movimiento bean-to-bar y el perfeccionamiento de este método de producción en Brasil. En 2020 se presentaron 72 barras de chocolates, en las categorías de chocolate con leche y chocolate intenso.

 

Estos merecidos reconocimientos resaltan el trabajo de productores y productoras de cacao para consolidar el Terroir Tuerê como un origen de calidad dentro del mercado internacional de chocolates finos artesanales. Un chocolate que, además, tiene el valor agregado de ser producido siguiendo prácticas de bajo carbono en Sistemas Agroforestales (SAFs), que permiten proteger y regenerar porciones degradadas de bosque amazónico.

Para Valdomiro, en particular, este es el resultado de un esfuerzo conjunto con sus tres hijos, que siempre trabajan juntos. Como participante del proyecto Territorios Inclusivos y Sostenibles, que Solidaridad lleva adelante desde 2016, también hizo hincapié en la importancia de la asistencia técnica en la mejora de su calidad.

 “Quiero agradecerles de todo corazón, especialmente a nuestro maestro Daniel (técnico agrícola de Solidaridad), quien fue quien nos brindó capacitación y orientación. Siempre que tenemos alguna duda, acudimos a él para buscar información e intentar mejorar. Y a Solidaridad, que ha brindado debates, conferencias, cursos y nos ha apoyado en esta lucha ”, manifestó.

Uno de los cursos de capacitación que ofrece Daniel es sobre la plantación de plántulas. Foto: Solidaridad Brasil

El acompañamiento técnico ayuda a mejorar la calidad de los granos y esta calidad se traduce un mejor ingreso económico, ya que el mercado bean-o-bar reconoce la mejor calidad de las almendras pagando hasta cuatro veces más que el mercado convencional. 

El Coordinador del Programa de Cacao y Ganadería de Solidaridad en Brasil, Paulo Lima, destaca el empoderamiento de los productores para acceder a nuevos mercados y obtener reconocimiento con chocolates premiados.

“El empoderamiento aumenta significativamente el nivel de compromiso de estas familias y acelera la adopción de buenas prácticas en sus sistemas productivos, lo que refuerza el éxito de la estrategia”, agrega.

  • Información de Contacto

    Joyce Brandão

    Gerente Programas Cacao, Ganadería y Soja Brasil