Argentina; ¿tierra de té... sostenible?

26 marzo 2020

Compartimos la visión de S&D Coffee & Tea, empresa que comercializa té argentino para McDonald’s en los EE.UU., acerca del modelo de mejora continua que Solidaridad implementa con cooperativas y empresas de Misiones para que pequeños productores accedan a mercados certificados.

Por Jill Alexander, Supervisora de Marketing de S&D

Solidaridad, S&D, McDonald's, Valmitran visitan finca de té sostenible en Misiones, Argentina

Personal de S&D, McDonald's, Solidaridad y Valmitran visitando la finca de la familia Holzmeister

¡Rápido! ¿Qué es lo que viene a tu mente al escuchar "Argentina"? No le preguntes a Google: ¿qué te viene a la cabeza? Tango. Evita. Messi. Quizás Patagonia. Quizás Yerba Mate, una bebida típica que elaborada a partir de las hojas de un arbusto de la selva subtropical sudamericana del mismo nombre. Es una de las bebidas nacionales de Argentina, pero aún así me sorprendió ver la yerba mate en todas partes durante mi reciente visita, tanto en los menús como en las manos (incluso en senderos remotos en la selva), fácilmente identificables por el recipiente en que se sirve (llamado mate ) y el sorbete con que se bebe (bombilla).

Mientras visitaba las fincas de té en la provincia de Misiones, esperaba ver más consumo de té. Sin embargo, Argentina no se encuentra entre los 10 principales países productores de té, y la gran mayoría se exporta a los EE. UU. para la producción de té helado. Argentina es una fuente importante de té para las mezclas de té helado de S&D, y una fuerza impulsora detrás de una iniciativa sostenible que unió a varios socios para ayudar a asegurar el futuro del té en  la región.

Proyecto de té sostenible

S&D visitando campos de té en Argentina, Solidaridad

El equipo de S&D que visitó el proyecto de té en Argentina.

Los productores con menos de 10 hectáreas representan el 80-90% de los productores de té de Argentina. Misiones es el hogar de un ecosistema subtropical único, una combinación perfecta para un proyecto diseñado para proteger el bosque y el suministro de agua, así como para mejorar la calidad del té y la seguridad dentro de la finca para los pequeños propietarios. El proyecto comenzó en 2017, con un plazo de tres años, para proporcionar capacitación, herramientas y asistencia técnica necesarias para mejorar el sustento de más de 110 agricultores y, en el proceso, permitirles alcanzar la Certificación Rainforest Alliance.

La colaboración fue fundamental cuando S&D se embarcó en la primera iniciativa de té para nuestra plataforma de abastecimiento sostenible Raíz Sustainability®. El proyecto fue posible gracias a los socios McDonald’s, Solidaridad, Rainforest Alliance, los procesadores locales de té y, por supuesto, las familias productoras de té que participaron del proyecto.

Desafíos

Campo de té de la familia Senger

Campo de la familia Senger, certificado hace un año.

Pero, ¿por qué un proyecto así, una iniciativa de té sostenible, es necesaria en primer lugar? La respuesta es simple, porque las condiciones actuales no son sostenibles: a muchos pequeños productores les resulta difícil mantener su rentabilidad, mientras que los bosques y los cursos de agua en la región están amenazados. Las razones son complejas, pero el resultado está poniendo en riesgo la producción de té, ya que los productores la abandonan por cultivos más favorables y sus hijos abandonan las fincas familiares por medios de vida más estables.

Para ponernos en contexto, visitamos una típica finca de té de pequeños productores en Argentina que no habían formado parte del proyecto de sostenibilidad. Había objetos en desuso ensuciando los caminos. Equipos anticuados con medidas de seguridad limitadas, como una cortadora manual con una cuchilla abierta. Había malezas en las hileras de té (que terminan siendo cosechadas con éste), mientras que los arbustos de té estaban recortados de manera desigual (permitiendo que se incluya demasiado tallo) y demasiado bajos (poniendo en peligro la salud de toda la planta). La diferencia con las fincas apoyadas por el  proyecto fue sorprendente. Si bien eran humildes, estaban bien cuidadas y organizadas. Las ordenadas hileras de plantas de té eran espectaculares, rivalizando con los setos que son cuidados de manera profesional en mi vecindario.

Un problema universal que resta por resolver es el tratamiento de los envases químicos. Los procedimientos de sostenibilidad indican qué productos químicos están permitidos y cómo usarlos y almacenarlos para la seguridad personal y ambiental. ¿Pero qué pasa con los envases vacíos? Los puntos de recolección de desechos peligrosos que damos por sentado, son inexistentes. El protocolo actual es guardarlos en un depósito específico, una medida provisional mientras se busca una solución más sostenible.

Impacto significativo

Campo de la familai Horoczuk

Campo de la familia Horoczuk, © S&D

Si bien los productores inicialmente dudaron en unirse al proyecto, ahora existe una lista de espera. Más de 165 productores, aproximadamente 1,5 veces el objetivo original, han recibido un apoyo que cambió sus vidas y aproximadamente el 85% de los participantes también obtuvo la Certificación Rainforest Alliance. Más de 1.800 hectáreas están ahora bajo conservación dentro de las fincas certificadas o en áreas de preservación designadas.

Vimos los cambios de primera mano. Durante generaciones, el ganado en la propiedad de Enrique Senger tuvo libre acceso al arroyo de la propiedad, agua que también se usaba en la finca. Esto no solo resulta antihigiénico, sino que la erosión causada por los animales estaba secando el arroyo. Una simple cerca y un abrevadero rescataron el arroyo y mejoraron las condiciones de salud de la familia. Arnoldo Holzmeister se enorgulleció de mostrarnos su nueva casilla de agroquímicos con cierre y su lavaojos. Los caminos entre sus teales fueron cubiertos con pasto, una práctica tradicionalmente asociada a la holgazanería y la dejadez. Sin embargo, mantener el césped es una forma simple y efectiva de reducir la erosión del suelo y aumentar la retención de agua en los campos. Casi todos los miembros de la familia mencionaron una mejor organización, aprendiendo a trabajar de una manera más eficiente para aumentar la productividad y la rentabilidad.

Los participantes del programa recibieron una casilla con cierre para el almacenamiento de agroquímicos, junto con una lista de productos químicos aprobados, lo que resultó en una aplicación más segura de fertilizantes. El análisis del suelo contribuyó aún más a una reducción en el uso de químicos, al permitir la aplicación de solo la dosis necesaria para que las plantas de té prosperen, ahorrando dinero para los agricultores y mejorando la seguridad de la comunidad.

Involucrar a las generaciones más jóvenes es otro beneficio clave. Cuando una finca está luchando, hay pocos incentivos para que los niños continúen con el negocio familiar. Cuando le pregunté al pequeño hijo de Arnoldo, Miguel, qué quería ser de mayor, respondió rápidamente: un ingeniero agrónomo. El hijo de Carlos Horoczuk, Cristian, ahora es técnico de la cooperativa local de té. Su hijo adolescente, Alex, participó activamente en el taller final, y señaló que la capacitación proporcionó un apoyo, no una asistencia, con aprendizajes prácticos que pueden seguir aplicando por su cuenta.

La finca familiar Horoczuk es una brillante historia de éxito. Sus teales son notablemente robustos, su finca está impecablemente ordenada y sus aumentos innegables en la producción y las ganancias, sirven como prueba de lo que es posible. Con una confianza reforzada por el logro, Irma Nicolau declara el impacto más significativo de su participación: "Trabajas menos y ganás más". Trabajar menos y ganar más es una señal de éxito para cualquier negocio. Es difícil creer que hace solo seis años, la de Carlos e Irma era una típica finca de té de pequeños propietarios.

Y ahora; ¿qué sigue?

Aunque esta iniciativa ha concluido oficialmente, me complace saber que los productores que visitamos fuera de este proyecto recibirán asistencia técnica de la cooperativa local. Además, los socios participantes están comprometidos con las buenas prácticas que se aplicaron durante todo el proyecto, y tienen el objetivo adicional de garantizar que el resto de las fincas participantes obtengan la Certificación Rainforest Alliance.

Para mis compañeros consumidores de té, los orgullosos pequeños productores de té de la provincia de Misiones tienen un mensaje para ustedes: el té que cultivan para ustedes nace de la pasión y se cultiva con verdadero cuidado por la planta y el planeta. Para todos nosotros, apreciar la dedicación con que estos pequeños productores de té continúan con su estilo de vida debería cultivar una gran cosecha de té sostenible.

Enlace a la nota original en inglés publicada en la web de S&D

Más sobre té sostenible en: