“Mi nombre es Sinforosa Rodriguez, soy mujer, y también minera”

11 mayo 2021

Sinfo, como le dicen sus seres queridos, es la mayor de nueve hermanos y natural de Porco, una municipio de Potosí, Bolivia. Su padre, minero desde pequeño y socio en la Cooperativa minera Encarnación, enfermó de silicosis y a través de una carta pidió incluir a Sinforosa como parte del órgano administrativo de la cooperativa.

 

“Al principio era muy difícil ser parte de la cooperativa. Mi papá me inspiró como líder a ser valiente. Mi papá nunca diferenció los roles de género.” dice nostálgica Sinforosa. “Mi papá me dejó en la cooperativa La Encarnación.  Fue difícil, porque los dirigentes antes eran machistas, a las viudas (esposas de mineros fallecidos en accidentes o enfermedades) las botaban a patadas. Cuando mi papá falleció, nos pudieron echar, pero gracias a que él dejó una carta, pude participar... entrar a la mina.”

 

Sinforosa de pequeña con sus hermanos y su padre. “Mi papá me inspiró como líder a ser valiente. Mi papá nunca diferenció los roles de género.”

 

Sinforosa bajando a mina: “Tenemos que perforar en la mina, escoger el mineral, hacemos carga, topes, a disparar. El mineral viene por venita” explica Sinfo, que explica que a veces no llegan ni a la semana para subsistir, pero que tampoco pueden limitarse por la fuerza. Compiten con los varones.

 

 

La dificultad para las mujeres de entrar a la mina, es decir, de participar de la explotación de la mayor reserva de mineral, pasa por una serie de barreras: desde la idea de que es un trabajo de fuerza que no pueden ni deben hacer las mujeres hasta la superstición de que es de mala suerte que ellas entren a la mina. La mina de Encarnación no era la excepción, pero Sinforosa, gracias al respaldo de su padre y a su determinación, ha ido abriendo el camino para otras mujeres. Ese camino no ha sido fácil. Sinfo empezó en la cooperativa como cajera, donde demostró sus habilidades y responsabilidad. De ahí fue ascendiendo hasta llegar a ser presidente interina. 

 

Madre, minera y líder. Sinforosa con sus  cuatro hijos. 

 
 
Aún para Sinfo que tuvo la oportunidad de entrar a la cooperativa, no significa que tuviera todas las habilidades necesarias para este rol. “Yo no podía expresarme, no podía” manifiesta Sinfo. “En la federación de cooperativas, tenía miedo porque teníamos que dar la cara a varias cooperativas. No tenía esa capacidad de expresarme”. Reconociendo que estas adversidades no eran sólo suyas sino de otras compañeras mineras, Sinfo decide ir a La Paz a buscar apoyo de diferentes organizaciones y a través de la organización Unitas, se encuentra con la Red Nacional de Mujeres y Minería de Bolivia.
 


Sinfo toma el rol de representar a sus compañeras y buscar apoyo en la Red Nacional de Mujeres y Minería

 

En esta foto, Sinforosa al extremo derecho junto a otros representantes de diferentes cooperativas mineras. 

 

Las mujeres mineras, al igual que sus colegas varones, participan de las festividades y creencias de la mina. Aquí Sinforosa está con el “tío” un demonio custodio de las minas andinas que protege a los trabajadores de los accidentes. 

Uno de los productos del Proyecto Qori Suma, liderado por Solidaridad, en alianza con la Red fue la generación de propuestas de agendas de políticas públicas en seguridad y salud ocupacional.

 

 

Una vez ahí, conoció a otras mujeres mineras bolivianas de diferentes ocupaciones y ramas, pero con las mismas problemáticas que ella. “Llegué a la Red y encontré la oportunidad para dar a conocer a mis compañeras. Comenzamos a trabajar la autoestima y a hablar sobre la valentía. Nos fuimos organizando en la Red, me invitaron a los proyectos de las organizaciones que estaban realizando. Estaban amas de casa, auríferas  de las cooperativas, palliris, barranquilleras. Ahí fue cuando conocí a las barranquilleras. Ellas, como yo, tenían mucho miedo para expresarse”

 

En este espacio, Sinfo se acopla a dos estrategias del proyecto Qori Suma. Por un lado, el fortalecimiento de las habilidades de organizaciones e individuos para que realicen su labor de liderazgo e influencia política de manera efectiva, y por otro, la reactivación de la Red Nacional de Mujeres y Minería como espacio de encuentro y plataforma para la acción colectiva de las mujeres. 

 

La labor de fortalecimiento de capacidades se realizó de manera teórica en talleres y cursos, así como de manera práctica elaborando recomendaciones de política y asistiendo a diálogos internos y externos. Al final del proceso, mujeres representantes de diferentes organizaciones mineras como Sinforosa  manifestaron que el aprender haciendo fue clave, y como resultado, 80% señalan haber fortalecido sus capacidades de proponer políticas y 60% mejorado sus habilidades de hablar en público y expresar sus ideas. Además, 60% de las mujeres señalaron haber mejorado sus conocimientos en seguridad y salud ocupacional y sobre la situación de las mujeres en la minería aurífera. Sinfo pasó de considerar que no podría expresarse a dar declaraciones para el peródico “La Razón” sobre la situación de las mujeres mineras durante la pandemia del COVID-19. 

 

Sinfo habla como líder y como miembro de la Red de Mujeres. Por eso ha sido tan valiosa la reactivación de este espacio, que pasó por nombrar una nueva coordinación, reactivar la personería jurídica y crear un plan estratégico y operativo de la mano de Cumbres del Sajama, un aliado clave del proyecto. En la Red de Mujeres y Minería, Sinforosa, al igual que otras compañeras mineras, pueden encontrarse y dar a conocer la sociedad, gobierno y medios de comunicación su trabajo y sus necesidades. La RNMM tiene un gran valor al ser el único espacio que todas las mujeres relacionadas con la minería pueden compartir sus experiencias y problemáticas. Así mismo, pueden presentar una posición unificada y posicionarse como una voz clave en los temas de la inclusión de las mujeres en la minería. 

 


Con la creación de la primera  línea base y un diagnóstico, se contribuyó a la generación de un plan de fortalecimiento institucional y a una agenda destinada a definir políticas públicas para la mejora de las condiciones laborales y de vida para las mujeres en la minería.

 

Uno de los logros de la RNMM fue la construcción de una agenda política de las mujeres mineras, que se difundió a través del documento Aportes a la Construcción de una Agenda Política de las Mujeres Mineras en Bolivia (Solidaridad y RNMM, 2019) y que se espera siente las bases para la elaboración de políticas públicas. Esta propuesta de políticas públicas para salud, educación, violencia de género, medio ambiente y la realización de un censo, se basa en las observaciones de más de 120 mujeres mineras que atendieron a talleres y encuentros organizados durante la fase del proyecto. 

 

Esas propuestas han ido ganándose su espacio. La Ex Directora General de Política Minera Ministerio Minería y Metalurgia - MMM, señala que el proyecto Qori Suma, liderado por Solidaridad, ha ayudado a poner el tema de construcción de políticas públicas de género en mesa a partir del III Simposio del Oro, los eventos y talleres con la RNMM. Esto ha permitido que las autoridades le den más atención. A raíz de esto, se hicieron reuniones con la Dirección de Planificación del MMM para ver cómo se podía ayudar y se le dio más importancia. Gracias a ello, “Hay una organización sobre la temática, una estructura, mecanismos que pueden ser instancias de demandas, son avances fundamentales para implementar cambios estructurales. La organización está fortalecida, ahora se debe impulsar las propuestas. Aún no hay normas específicas y las reuniones que hubo mostraron la necesidad de general políticas de género”.

 

Sinforosa ha avanzado mucho desde que inició su camino como líder en la cooperativa y no está sola. “Por ellas (las mujeres de la Red Nacional de Mujeres y Minería) yo soy lo que soy, soy una dirigente, me reconocen como tal y me reconocen en la gobernación. Ahora cuando voy a reuniones, yo me presento como parte de la Red.”. Conoce sus derechos y tiene propuestas concretas: “Me enseñaron que no debo dejar que nadie me humille. Yo empecé a decirle a mi presidente ¡basta! ustedes no me van a mandar.”. Este camino la ha llevado a asumir un nuevo reto: llevar la voz de las mujeres mineras a la Asamblea Legislativa de Bolivia. Las mujeres como Sinforosa no han desafiado solo el mito de que las mujeres no pueden entrar a la mina. Ahora van a demostrar que pueden entrar al congreso. 

 

Entre  2017 y 2020, la Red Nacional de Mujeres y Minería llegó a capacitar a cerca de 440 mujeres mineras en temas de liderazgo, asociatividad, incidencia y empoderamiento ante situaciones de violencia doméstica. Asimismo, se crearon cuatro comisiones: Comisión de minería, medio ambiente y agua, de derechos de las mujeres , comisión de responsabilidad social minera y comisión de alternativas productivas de la minería.

En la Red de Mujeres y Minería, Sinforosa, al igual que otras compañeras mineras, pueden representarse y dar a conocer la sociedad, gobierno y medios de comunicación su trabajo y sus necesidades. Durante el proyecto, las campañas den medios permitieron fortalecer sus habilidades de representación ante medios y obtener contactos con periodistas.

CONOCE LA RED NACIONAL DE MUJERES MINERAS

Descarga un brief aquí 

Visita su web: www.mujeresmineras.org